Curso de InDesign CS5

<< Capítulo anterior | Capítulo siguiente >>
<< Índice general
Capítulo 6: Maquetación básica

(6) Guardar el documento

Ya vimos que InDesign tiene un sistema de seguridad gracias al que nunca perdemos el trabajo realizado. Constantemente actualiza, en un sistema de recuperación, cada acción que realizamos en el documento. Si se apaga la computadora, se cierra el programa o pasa algún accidente, la próxima vez que abrimos el programa, se abren también los documentos en los que estábamos trabajando cuando el colapso. Y se abren tal cual estaban en el momento del problema.

Al guardar un documento de InDesign tenemos estas opciones

Guardar como un documento normal. En la figura 10 vemos los documentos nativos del programa

Guardar como plantilla. Esta opción es la indicada para guardar modelos que usamos muchas veces. Por ejemplo, si trabajamos en una revista que armamos todos los meses, habremos realizado un modelo con todo lo necesario para el trabajo: los estilos de texto, las páginas maestras, otros estilos, etc. Este documento debe ser guardado como plantilla, que es un tipo especial de documento que, cuando lo abrimos, se abre en un documento InDesign “sin título”. De este modo se obtienen una ventaja, no modificamos nunca la plantilla.

Guardar una copia. Esta opción del menú archivo crea un duplicado del documento con un nombre distinto y mantiene el documento original abierto.

El programa genera automáticamente un archivo de extensión .idlk por cada documento InDesign abierto. El objetivo de este documento es de seguridad, ya que impide que otra persona abra el documento mientras estamos trabajando con él.

En el capítulo siguiente veremos las posibilidades de exportación que tiene el programa.


Figura 15:
Documentos de InDesign.
<< Tema anterior | Arriba